Los viajes pueden tener un impacto negativo en nuestra flora intestinal (microbiota) (2)

  • Viajes

  4 min de lectura

Cuando usted decide irse de viaje para desconectarse, para visitar nuevos lugares y embarcarse en un viaje relativamente largo y lleno de aventura, uno de los principales obstáculos que puede encontrar en el trayecto es el riesgo de problemas intestinales. 

En las vacaciones, el balance natural de nuestro cuerpo puede verse comprometido por cuenta de los cambios súbitos en la rutina y en los hábitos alimenticios. Nuestro cuerpo se acostumbra a los ritmos habituales; los cambios abruptos en nuestra rutina pueden no darle a nuestra flora intestinal (microbiota) el tiempo suficiente para adaptarse a ellos. Además, cualquier alimento o bebida nuevos o inusuales a los que nuestro organismo no está acostumbrado pueden afectar aún más un ecosistema intestinal ya desequilibrado. Y cuando se trata de viajes con un mayor grado de aventura, y en particular cuando se viaja a lugares muy distantes, el balance de la flora intestinal (microbiota) puede verse amenazado por factores como la falta de higiene o de agua potable, así como por alimentos contaminados. (1) (2)

Echemos un vistazo a los trastornos intestinales frecuentemente asociados al viajar

Estreñimiento

Si llega a experimentar dolor abdominal durante tu viaje; si nota una reducción en la frecuencia de la defecación tras haber llegado a su destino, o si las heces se tornan notablemente más duras, usted puede estar sufriendo de estreñimiento. (2)

Diarrea

La llamada «diarrea del viajero» se caracteriza por la evacuación de heces en forma líquida de 2 a 3 veces en un lapso de 24 horas. En ocasiones se presenta con sensación de fatiga extrema; en casos muy graves, se manifiesta con un estado febril, que puede ser leve o muy alto. Usualmente se presenta dentro de los primeros 2-3 días del viaje y puede persistir hasta por 5 días. (3)

Dolor abdominal

El dolor abdominal es una queja muy frecuente entre las personas que están de viaje. La causas principales incluyen una nutrición poco saludable y problemas de ansiedad. Viajar puede ser una experiencia llena de ansiedad y de alimentos muy distintos a los de casa. Los cambios en la rutina impuestos por un viaje muy largo alteran el ritmo y los hábitos de la digestión, pudiendo provocar dolor abdominal. El dolor en el abdomen también ocurre en casos de diarrea del viajero y de gastroenteritis con fiebre causada por una infección, que puede ser causada por bacterias en el 90% de los casos, virus o parásitos. Busque siempre atención por parte de un profesional de la salud. (3)

¿Cómo prevenir problemas intestinales durante los viajes?

La flora intestinal (microbiota) está compuesta por bacterias que podemos llamar «buenas», pero también por algunas potencialmente nocivas; ambos tipos son clave para mantener la buena salud y la función del intestino. En condiciones normales, existe un balance perfecto entre estas poblaciones de bacterias, pero este balance es susceptible al efecto de algunos factores que favorecen la proliferación de las especies patógenas o nocivas; cuando esto ocurre, se presentan trastornos intestinales. (14) Para ayudar en la prevención de trastornos intestinales durante un viaje, resulta muy útil seguir unas pocas reglas muy simples:

Enfóquese activamente en permanecer en calma, y no permita que el estrés y la angustia se apoderen de usted.

Intente no alterar sus hábitos alimenticios de forma muy drástica. Es bueno mantener los hábitos en este sentido y evitar la tentación de probar nuevos alimentos o bebidas, al menos por algunos días. Prefiera los vegetales, los granos, las frutas y los yogures naturales. (2)

Evite los alimentos crudos y aquellos que suelen fermentarse, como las patatas, el brócoli o el repollo; evite también las bebidas carbonatadas, que elevan la producción de gases en el estómago. (5)(6)

Evite tomar bebidas hechas artesanalmente (prefiera siempre las bebidas de botellas selladas si es posible) y manténgase hidratado con líquidos que restauren las sales minerales perdidas durante el viaje. (7)

Evite poner hielo en sus bebidas; el hielo es una de las fuentes principales de contaminantes transmisibles por el agua. (2) (7)

Aproveche cualquier oportunidad para mantener la actividad física durante el viaje; incluso una caminata rápida en las mañanas es algo bueno. (8)

Puede utilizar probióticos para prevenir la diarrea del viajero, la diarrea por antibióticos y más. Dentro los probióticos existentes, hay indicados con las siguientes especies de bacterias: bifidobacterias, Bacillus clausii, lactobacilos, Eubacteria.

Puede resultar útil, bajo recomendación médica, tomar probióticos para proteger la flora intestinal (microbiota) y reducir el riesgo de sufrir la diarrea del viajero. El tratamiento debería iniciar algunos días antes del viaje y mantenerse durante el tiempo que dure el mismo. Indague sobre un plan de prevención con su proveedor de salud antes de embarcarse en su próximo viaje. (9)(10)

Explore nuestros productos

El portafolio de productos de Enterogermina trabaja de manera conjunta con el cuerpo para brindar soluciones específicas para trastornos digestivos asociados a la alteración de la flora intestinal. Nuestros productos proporcionan cepas bacterianas de calidad de no solo previenen el desequilibrio y preservan la salud intestinal, sino que pueden tratar los trastornos asociados con la alteración de la flora intestinal de niños y adultos. (11)(12)